A estas alturas de otoño, todos hemos notado la bajada de los termómetros y la aparición de episodios de tos y estornudos. Con las bajas temperaturas, el virus de la gripe se hace más resistente y además, se favorece su propagación. Esto es debido a que las partículas cargadas de virus que expulsamos de nuestro organismo, al toser y estornudar, permanecen más tiempo suspendidas en el aire, y esto favorece el contagio.

A pesar de que ni gripe ni resfriado son patologías graves y normalmente se resuelven en unos días, no dejan de ser molestas y son la causa de 1 de cada 5 bajas laborales en el periodo invernal.

Aunque cualquiera de nosotros puede verse afectado, lo ideal es que el invierno no nos pille desprevenidos y tengamos nuestras defensas bien cargadas.

Hay algunas medidas sencillas que podemos tomar:

  • Tener una alimentación saludable y rica en productos frescos, como frutas, verduras y hortalizas, que aportarán las vitaminas y minerales necesarias para que nuestro sistema inmune funcione correctamente.
  • Practicar ejercicio físico moderado que activa nuestro metabolismo y aumenta la oxigenación del organismo.
  • Taparse la boca al toser y utilizar pañuelos de papel para sonarnos y estornudar.
  • Protegernos de los cambios bruscos de temperatura que debilitan nuestras mucosas y que son la barrera protectora natural que tenemos frente a estos virus
  • Lavarnos las manos con frecuencia.
  • Dormir las horas necesarias y controlar el estrés.

Puede ser que, a pesar de todo, nuestras defensas necesiten más ayuda por nuestra parte. Esto podemos detectarlo observando algunas señales: aparición de herpes, llagas en la boca, dolor muscular no relacionado con ejercicio, cabello frágil, cansancio mayor del habitual, infecciones recurrentes, ...

Si nuestra alimentación no es la adecuada, necesitaremos un complemento vitamínico que cubra nuestras necesidades de vitaminas (C, A , E, B ..) y minerales ( hierro, zinc, selenio,..).

También podemos ayudarnos de plantas medicinales y otros complementos de eficacia demostrada como son:

  • ·         Los Betaglucanos de la levadura , que aumentan nuestras defensas activando los neutrófilos, unas células que son las primeras en llegar al sitio donde se está produciendo una infección. Además también puede acortar la duración de la infección y mejorar sus síntomas .Un ejemplo es el Imunovita de laboratorios Vitae.

    ·         La Echinácea , es una planta muy utilizada tanto para el tratamiento como para la prevención del resfriado común y la gripe. Ayuda a que no penetren invasores no deseados y refuerza el sistema inmune. La presentación más común es en cápsulas pero también podemos encontrarla en extracto o en combinación con propóleo como es el caso de Natestim de labortorios Pharmasor.

    ·         El Propóleo es una sustancia que obtienen las abejas a partir de resinas naturales y que utilizan para recubrir sus colmenas por dentro y por fuera para protegerla de enfermedades. Tiene efecto inmuno-modulador y es muy utilizado en infecciones respiratorias, laringitis, faringitis,..Existe en multitud de presentaciones, desde pastillas para chupar, capsulas y extractos. Algunos ejemplos son Arkovox, Propol o Aquilea Própolis.

En cualquier caso, siempre debemos consultar antes de tomar ninguno de estos complementos ya que tienen restricciones de uso en caso de enfermedades auto-inmunes, alergias o niños. Ya sabéis, consultad a vuestro farmacéutico.