Los pies sirven de apoyo a nuestro cuerpo y nos permiten movernos, por eso debemos dedicarles un poco de tiempo cada día para mantenerlos sanos. Se trata de una zona delicada en la que todos hemos padecido alguna vez distintas clases de molestias: ampollas, rozaduras, grietas, hongos,.. y a pesar de no tratarse de afecciones graves, nos afectan en nuestra vida diaria.

Vamos a recomendarte unos consejos para que tengas tus pies cuidados:

  • Lava tus pies a diario
  • Sécatelos bien, prestando especial atención a los espacios interdigitales y las uñas. El exceso de humedad ayuda a que proliferen hongos y bacterias. Si padeces de sudoración excesiva puedes aplicarte un anti-transpirante para evitar tener el pie húmedo durante el día
  • Mantén la piel bien hidratada insistiendo en la zona del talón que es la que más se seca y la más propensa a que nos salgan grietas.
  • Evita utilizar calcetines con fibras sintéticas.
  • Utiliza calzado con el ancho adecuado, flexible y fabricado con materiales transpirables. Si vas a usar mucho tacón puedes protegerlos con almohadillas específicas que alivian la presión.
  • Corta tus uñas regularmente de forma recta-cuadrada para evitar que se encarnen por los laterales.
  • Evita caminar descalzo por piscinas y duchas públicas, evitarás muchos contagios.

Existen productos para tratar cada problema específico:

  • Antidurezas y exfoliantes: previenen y tratan durezas y callosidades
  • Antitranspirantes: en forma de polvo, crema o spray para regular el exceso de sudoración

También hay productos aptos para niños.

  • Pies cansados: cremas que refrescan las plantas de los bien o baños relajantes de sales.
  • Pie diabético: necesita cuidados especiales por ser especialmente delicado y precisar más cuidados que un pie sano. Es una patología en la que disminuye la sensibilidad y el flujo sanguíneo por lo que las personas que la padecen están más expuestos a ulceraciones y heridas.
  • Hongos: existen multitud de productos para tratar los hongos del pie o de las uñas específicamente.
  • Cremas antirozaduras: muy útiles cuando vamos a realizar una caminata o simplemente para protegernos del calzado en verano.