La OMS recomienda la lactancia materna como la mejor opción para nuestro bebé, pero por distintos motivos a veces esto no es posible. Por eso, existen fórmulas infantiles adaptadas a las necesidades de cada bebé.

Hasta ahora, todas las leches infantiles de fórmula se preparaban a partir de leche de vaca, pero ahora también podemos optar por las fabricadas a partir de leche de cabra. Esta puede ser una opción interesante para los detractores de la leche de vaca y para los bebés intolerantes a sus proteínas, que son entre un 2% y un 6%. 

Capricare es la primera leche comercializada de éste tipo y tiene estudios clínicos realizados que garantizan el adecuado desarrollo de los bebés alimentados exclusivamente con su fórmula (https://bebeinnova.com/capricare/estudios/). También podemos señalar algunas ventajas como que no contiene aceite de palma, huevo, gluten, azúcares añadidos ni conservantes. Es una leche fácilmente digerible y por tanto adecuada tras la lactancia materna. Si quieres saber más, puedes consultar la página http://bebeinnova.com/capricare/.

Bote leche cabra infantil