Los suplementos de vitamina C se han convertido en el producto estrella de los suplementos vitamínicos aunque no siempre necesarios, así que hoy vamos a desmontar algunos mitos. 

Se trata de una vitamina hidrosoluble que nuestro cuerpo no puede sintetizar y que por tanto debemos ingerir con los alimentos. Tampoco se acumula y el exceso lo eliminamos por la orina, de modo que no se acumula. Dicho esto, no es necesario consumir cantidades desorbitadas, con 75 mg al día en el caso de las mujeres y 90 mg en el caso de los hombres, sería suficiente. 

En cuanto a sus beneficios, es cierto que son muchos. Es un  gran  antioxidante que nos protege del estrés oxidativo combatiendo los radicales libres, actúa frente al envejecimiento, favorece la síntesis de colágeno y aporta luminosidad a la piel. También ayuda  a regular la presión arterial, mejora la absorción del hierro, previene el escorbuto, disminuye los síntomas de la alergia, favorece la cicatrización de los tejidos y así refuerza el sistema inmune. 

No hay ningún estudio que apoye la idea de que previene los resfriados pero sí puede acortar su duración. Una excepción puede ser el caso de deportistas y grandes fumadores  que están expuestos  a un estrés oxidativo superior al habitual y se ha visto que esta vitamina puede ejercer cierta protección. En cualquier caso, a estos grupos de población se les recomienda un aporte diario un poco mayor que, por ejemplo, en el caso de los fumadores sería de 35 mg más al día. 

Podemos concluir diciendo que en el caso de la población general, siguiendo una dieta equilibrada y tomando diariamente esas 5 porciones de frutas y verduras que siempre nos recomiendan, nuestras necesidades de vitamina C estarían más que cubiertas, no siendo necesaria ninguna suplementación. 

También debemos dar prioridad al consumo de productos de temporada, que son los que están en sus condiciones óptimas en cada estación del año y preferiblemente, enteros, no en zumo, para no perder los beneficios de la  fibra que contienen.  Por si alguno tiene dudas, algunos de los alimentos con más vitamina C de nuestro entorno son: los cítricos, kiwi, piña, fresas, moras, sandía, melón, perejil, pimiento verde, brócoli, coles de Bruselas,…

Feliz otoño!